¡Alerta Roja¡ ¿Les dice algo esto?

Por estos días, una espesa nube de polución cubre el cielo de Medellín. Son días tristes y fríos. Las enfermedades respiratorias son las principales consultas en clínicas y hospitales. Las personas que suelen hacer ejercicio al aire libre han tenido que hacerlo en un lugar cerrado. La razón: la contaminación del aire que desde principios de marzo nos asfixia. 

Estamos en alerta roja. Claro que esto no es nada nuevo. Hace un año ocurrió lo mismo. Según diferentes fuentes oficiales, esto se debe a factores geográficos, a nuestro estilo de vida, a la transición de la temporada seca a la temporada de lluvias, a los gases que produce la industria, incluyendo el sector automotor. Y aunque pueda parecer un tema local, es una problemática que nos afecta a todos en el planeta.

Sin irnos muy lejos, ciudades como Bogotá, Colombia; Lima, Perú; Cochabamba, Bolivia; Santiago de Chile, Chile; San Salvador, Salvador; Montevideo, Uruguay; figuran en la lista de las ciudades más contaminadas de Latinoamérica.

Países como India, Pakistán, Bangladesh y China; han sido durante años referentes de lo que significa la contaminación. Recuerdo como un cuento de terror, ver en televisión una multitud de gente, niños y adultos, con tapabocas y una nube de humo que ni los dejaba ver.

Hoy, esto está pasando en Medellín, Colombia. La cantidad de partículas PM  2.5 presentes en el aire son dañinas para cualquier persona. Las fotos de los principales medios de comunicación lo demuestran. Por eso, el pasado miércoles, las autoridades ambientales tuvieron que tomar cartas en el asunto y declarar el ‘Pico y Placa Ambiental’, criticado por muchos.

Ahora resulta que esta medida ha afectado la productividad. Supermercados, centros comerciales, parqueaderos, estaciones de servicio, han tenido menos visitas por estos días y por ende, menos ventas. Pero, ¿Por qué? Porque en un país como el nuestro tener un carro es sinónimo de progreso y el transporte público no es suficiente para movilizar a más de la mitad de la población. Y eso, que el servicio público de Medellín es el mejor de Colombia.

Según cifras del 2015, suministradas por la Secretaria de Movilidad de Medellín, por cada tres habitantes, hay un vehículo rodando en los 2.300 kilómetros de vías, solo en el área urbana. Es decir, 343 por cada 1.000 habitantes. Esto representa 80% de las partículas menores, 74% de las emisiones de dióxido de carbono, 99% de las emisiones de metano y 80% de las de oxígeno nitroso, gracias al medio de combustión que necesitan para funcionar: petróleo, diésel y gas natural (aquí hablo sobre estos recursos no renovables).

Es cierto que este no es el único factor de contaminación en el mundo. Pero si queremos salvar este mundo es necesario tomar medidas. Es urgente. La Tierra nos está hablando.

Aprendamos hábitos saludables y enseñémoselos a las pequeñas generaciones. Camina más, usa más la bicicleta, más las escaleras, más el transporte público. Compra menos y reutiliza más.

El cambio está en cada uno. No esperemos a que el gobierno actúe, porque ese momento no va a llegar.

“Cuando el último árbol sea cortado, el último río envenenado, el último pez pescado, el hombre descubrirá que el dinero no se come”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s