‘La Unidad de Suelos, gran apoyo a la investigación agrícola en el CIAT’ artículo escrito para el periódico institucional del CIAT

Tipo de proyecto: Artículo periodístico

Cliente: Centro Internacional de Agricultura Tropical

Año: 2011

Para que un cultivo de resultados satisfactorios es necesario que el suelo tenga las condiciones adecuadas para su desarrollo y sólo un estudio exhaustivo puede garantizarlo. Por eso, en el CIAT existe la Unidad de Suelos, que da apoyo a los diferentes programas del Centro para lograr un mejor aprovechamiento y garantizar la optimización de las siembras.

En esta edición quisimos hacer un reconocimiento a tres laboratorios que hacen parte de ella y que contribuyen a:

Evaluar la composición

El Laboratorio de Química de Suelos se encarga del estudio de microorganismos y nutrientes que se encuentran en la superficie terrestre. Allí se analizan especialmente suelos ácidos, ya que son los que presentan más problemas para el desarrollo de los cultivos en la zona andina y en los Llanos Orientales. En esta última región, el CIAT, junto con Corpoica y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR), está trabajando en un convenio de cooperación técnica y científica para trabajar por el desarrollo sostenible y ordenado de la Orinoquía colombiana. Uno de los aportes del CIAT será realizar análisis de suelos y ensayos de nitrificación.

Los análisis químicos son muy importantes para determinar el tipo de suelo y saber si es apto o no para el cultivo. Un estudio de gran importancia es el fraccionamiento de fósforo; este proceso inicia con la extracción de una parte del suelo; se mezcla primero con agua, luego con solución de bicarbonato y por último con hidróxido diluido. Así se determina el fósforo orgánico e inorgánico.

Entre otros análisis se encuentran la respiración de suelos; mediciones de enzimas; sorción—término utilizado para describir la asociación de compuestos químicos en forma disuelta o gaseosa con el suelo; desorción del fósforo en suelos para mirar la capacidad de retención; PH, para medir si es ácido o básico; fósforo total; digestión ácida; fósforo disponible, para saber qué cantidad de este mineral puede tomar la planta y, fósforo microbial, que es el aporte que hace los microorganismos a la solución nutritiva del suelo.

Para los programas de Forrajes Tropicales y Fríjol este laboratorio realiza análisis nutricionales que determinan las condiciones del suelo.

Analizar microorganismos

En el laboratorio de Biología de Suelos se estudia, dentro de la gran biodiversidad de organismos del suelo, los grupos funcionales como el rizobio; estas bacterias hacen la fijación biológica de nitrógeno atmosférico; macroelemento que aunque es muy abundante en la atmósfera, no puede ser absorbido por la mayoría de seres vivos.

Los rizobios hacen esta labor en asociación con algunas plantas pertenecientes a la familia de las leguminosas y de gran importancia agronómica, como los forrajes y granos; esta simbiosis se denominan ‘nódulos’.

Los nódulos son un grupo funcional muy importante, ya que beneficia a la economía de fertilizantes nitrogenados y contribuye a la recuperación y sostenibilidad del ecosistema.

Otro grupo funcional que estudia este laboratorio es la micorriza; una asociación de determinados hongos con plantas. Alguna de las funciones de este grupo son: absorber nutrientes del suelo de poca movilidad como el fósforo y el zinc; ayudar a mitigar condiciones de estrés en la planta, como la falta de agua; ayudar en la agregación del suelo — fundamental para mantener sus propiedades físicas—, y darle mayor tolerancia a patógenos.

Actualmente están buscando alternativas biológicas para que optimizando la nutrición del plátano, se logre un mejor estado sanitario; este proyecto es financiado por el Ministerio de Agricultura de Colombia en asocio con Corpoica.

Además de los microorganismos, estudian la micro y macrofauna del suelo, principalmente la relación entre las lombrices del suelo y la comunidad de nematodos.

Para dar seguimiento y profundización a este proyecto, con el apoyo del Ministerio del Medio Ambiente de Francia, van a buscar alternativas biológicas al uso de pesticidas.

Conocer sus propiedades

En el laboratorio de Física de Suelos se estudia la estructura del suelo y como está conformado. Algunas de las pruebas físicas que se realizan son: la curva de retención de humedad, que consiste en mirar la saturación del suelo; la capacidad de campo en el laboratorio; el punto de marchitez permanente, es decir el punto de humedad mínima en el cual una planta no puede seguir extrayendo agua del suelo.

La estabilidad estructural del suelo se evalúa determinando el grado de agregación, la estabilidad de los agregados y la naturaleza del espacio vacío (poro); características que cambian con las labores agrícolas y los diferentes sistemas de cultivo. La estabilidad estructural juega un papel importante en las relaciones suelo-agua-planta-atmósfera.

El laboratorio de Física de Suelos hace parte del Programa de Fríjol.

Igual que los laboratorios de Química y Biología de suelos, este también presta sus servicios tanto para los programas del CIAT como para instituciones externas como el Ingenio Manuelita, Cenicaña, Bioenergy, entre otros.

Aunque cada laboratorio trabaja independientemente, vale la pena destacar que gracias a la labor de las personas que hacen parte de ellos es posible el éxito de los proyectos que se realizan en el Centro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s